Bitcoin

jueves, 5 de marzo de 2020

Gente pa tó

¿Sabéis? Sois todos y todas, unos hipócritas y unos imbéciles. Vivís más preocupados por la vida de los demás que de vuestra propia vida. Más preocupados por lo que ocurre en casa del vecino que en la vuestra.

Preocuparos por vuestros padres, por vuestras parejas, por vuestros hijos, por vuestras mascotas, por lo vuestro, y dejad el mundo correr.

La gente come, bebe, caga, mea, se masturba, tiene sexo si puede, fuma, se droga, van en bicicleta, caminando, en motocicleta, coche, autobús, camión, tren, barco y avión. Unos saben leer y escribir, y otros no son más que unos pobres analfabetos. Hay gente inculta, que no quiere decir tonta. Muy borrega, pero no tonta. Como también hay gente muy culta, y muy, muy tonta, con el pavo muy subido.

En este mundo de Dios, hay, como dijo el torero, “Gente pa tó”.

Que si yo vivo solo con dos perros, que si me gusta la música, las artes, que tuve novia mexicana, que si soy más o menos famoso, oye, y que sonó la flauta y me hice almirante, váyanse todos a la mierda. Ni tan siquiera sé yo mismo lo que significa ser almirante. Ahora estoy comenzando a darme cuenta de la gran responsabilidad que supone este cargo. Por eso mismo, unas veces quito el banderín de mi puerta, porque noto que es arriesgado, y ni si soy capaz de llevar conmigo tal responsabilidad.

Muchas veces no tengo seguridad de lo que debo o no debo hacer, qué se espera de mí, ni por qué o por qué no tengo o no tengo que detener a alguien. Me dedico a marcar lo malo que veo por ahí. Pero es que en este mundo nadie estamos libres de pecado. Y es muy arriesgado meterse a juzgar a las personas. ¿Que es la justicia? ¿Cual es el sentido de lo justo? Porque cuanto más te adentras en la causa que estás juzgando, más te das cuenta de las razones que tienen las personas para hacer lo que hacen. Ves las cosas con una perspectiva que te hace pensar que no eres nadie para recriminar a nadie por lo que hace o no hace. Como muchos de ustedes, parece ser que sí hacen.

A muchos de ustedes, les debería dar vergüenza meterse en la vida de los demás, les debería dar vergüenza juzgar a los demás. Por eso, cuando yo veo las cosas que ocurren en este mundo, por qué la gente lo hace, me siento incapaz de detener a nadie.

Por favor, no se detengan, continúen con sus vidas, dejen el mundo correr, por favor, circulen. Hagan sus cosas, vean la televisión, hablen del tiempo, de las noticias, los programas de radio, escuchen música, lean libros, pinten, toquen algún instrumento musical, trabajen, tengan sexo, disfruten de la vida al máximo, y piensen que debemos convivir todos, así que todos nacemos con unos valores innatos, nacemos como aquel que dice “Aprendidos” o “Enseñados” a saber lo que está bien y lo que está mal. Hagamos lo que hagamos, tenemos la libertad de elegir el bien o el mal. Por favor, no se equivoquen, piensen muy bien qué camino van a escoger.

Atentamente:

Juan Montoya López, Almirante.


La Puebla de Cartagena a 5 de Marzo del 2020

No hay comentarios: