Publicidad

Publicidad

miércoles, 21 de febrero de 2018

Ironía de la vida

Para Raúl Lledó, Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Torrepacheco.

Espero que me tenga en consideración.


A la Atención del Señor
D. David Peral Cerdá:
(Abogado de Elche, ELX)
www.imarcas.com

La Puebla (Cartagena) MURCIA
A 21 de Febrero del 2018

Muy señor mío, me dirijo a usted para registrar “estudio moncola”.

Es el lugar donde yo vivo. La parte Norte de la vieja casa de mi abuelo materno (fallecido años antes de mi nacimiento) Don Juan López Gambín.
Mi abuelo Juan fue una persona muy culta para lo que se destilaba en aquellos años de la guerra civil española.
Recuerdo la cantidad enorme de libros que almacenó a lo largo de su vida. Ojeando, en mi niñez, ésos libros, fui consciente con el tiempo la gran labor altruista que hizo por la gente de mi pueblo.
Guardaba libros que posiblemente fueran prohibidos por la gente defensora de las ideas radicales de derechas (Faccistas)
Mi abuelo Juan, nació con zapatos caros y cuando creció, tuvo que calzar alpargatas. Yo creo que la explicación está clara.

La casa donde habito fue la tienda de comestibles de La Puebla del Lentiscar.
Don Juan López Gambín tuvo que lidiar con unos y con otros, para salvar a los jóvenes exaltados y proteger a las personas mayores que tenían dinero, de las envidias de otras personas que no habían sido tan afortunadas en sus vidas.

Fue una especie de alcalde de La Puebla, un territorio entre Cartagena (donde estaba el ejército de marina) y Los Alcázares (donde estaba el ejército del Aire)

Las bombas y los obuses caían en Cartagena por la noche y el horizonte se iluminaba con si hubiera una tormenta de relámpagos, rayos y centellas.

Por otro lado, estaba mi abuelo don Salvador Montoya Garcerán, Maestro Aperaor.
Este oficio consistía en la reparación de mecanismos y útiles de labranza, que por aquel entonces estaban todos ellos hechos de madera y hierros.

Muchos molinos de viento reparó mi abuelo Salvador. Muchas ruedas de carro, muchos ligones y picazas, antojeras y aparejos para burros, mulas, caballos, carros, carretas y coches (y carriolas)

Mi padre, Salvador Montoya Inglés, le pidió la mano de mi madre (Carmen López Martínez) a mi abuelo Juan.
De la vergüenza que pasó mi padre, se quedó en blanco y tuvo mi madre que susurrarle al oído lo que tenía que decirle a mi abuelo Juan.

Mi abuelo Juan estaba trenzando unas cebollas y se sonreía de la inocencia de mi padre, y del respeto que mostraba a su futuro suegro.

A mi padre y a mis tíos los conocían en el pueblo como “Los carpintericos”

Y eran traviesos de verdad. Pero a la vez buenos como el pan y el más tonto hacía relojes (como se dice en mi pueblo)

Un Ford T, propiedad de mi abuelo Juan, fue desarmado tornillo a tornillo por mis tíos y sus secuaces.

Pero para ver cómo funcionaba esa máquina. Como yo desarmé en mi niñez algún reloj CASIO, radios, juguetes...

Mi tío Nicolás Montoya trabajó de mecánico de aviones para el ejército del aire en Los Alcázares.

Mi tío Antonio Montoya era artista, pero el profesor de arte que le iba a dar clase fue asesinado en la guerra. No sé si fue por unos o por otros, al fin y al cabo, un crimen de guerra. De la misma forma en que Federico García Lorca fue asesinado por la Guardia Civil o Pablo Ruiz Picasso tuvo que emigrar a Francia.

El que tuvo cojones de verdad fue Salvador Dalí, porque hacía lo que le daba la real gana. (Hijo de un empresario Catalán y que estudió con Buñuel, que tuvo que emigrar a México y de Federico, que estuvo en Los Estados Unidos y era el más macho de todos porque volvió a España, de Granada era el tío, ¿maricón?, ni de coña, un artista de verdad) pero todo esto pertenece a la historia de España 🇪🇸 (NUESTRA ESPAÑA)

Quien quiera saber más, ahí tiene libros, internet y películas...


Tuve un brote psicótico a mis 17 años, cuando estudiaba C.O.U. (Curso de Orientación Universitaria) en el instituto de Bachillerato Luís Manzanares de Torrepacheco (MURCIA)

Yo nací el 13 de Abril de 1976

Tengo 41 años.

(Leer “Resoplidos sin aire y sin sonido” , “Desprendimientos Cerebrales”, “Casa López Gambín” y “Trompas y otros cuentos”)

Estuve 8 años de mi vida en Granada estudiando la carrera de Bellas Artes.

(La Gran Nada) o como venía riéndose el hermano de mi madre cuando venía de la escuela y le hacía gracia la contestación de mi padre a la pregunta del profesor: “¿de dónde hizo Dios el mundo?”
¡De... GRANADA! Dijo mi padre que estaría pensando en la mosca que volaba delante de sus ojos cómo demonios podía volar esa cabrona y dar tanto por culo a la vez.

La cosa es que mi última exposición de pintura (individual) fue en el estado de Sinaloa.

Me hospedé en Culiacán (La capital del estado) y la exposición fue a orillas del Océano Pacífico (En Mazatlán, Museo de Arte Moderno)

¿Cuanto hay que pagar?

O realmente... ¿es necesario que registre mi galería de arte?

Atentamente :

Juan Montoya López 

PD:

Hay una casa de acogida para inmigrantes (Calle de Santo Domingo de Guzmán, 11, Torrepacheco, Murcia) donde el Ayuntamiento de Torre-Pacheco está haciendo una obra social con la acogida de inmigrantes.
En la Biblioteca Municipal de esta localidad conocí al artista Yemení Abdullah Alsalhi, que en estos momentos se encuentra en Sevilla haciendo un trabajo para un colegio de primaria.
He estado yendo a esa casa y he conocido a varios ocupantes, a los que estoy ayudando en la medida que me es posible.
Gracias, Torrepacheco, por tus buenas gentes.


estudio moncola 
Calle Marqués de La Ensenada, 13
Callejón Privado, Cochera
30395 La Puebla de Cartagena 
Murcia, España.



No hay comentarios: