Publicidad

Publicidad

sábado, 13 de febrero de 2016

Si la farmacia cierra sus puertas

Señores y señoras:

Debemos saber que técnicas curativas hay muchas. Tantas, o mas, como culturas y sociedades hay en el mundo. De modo que es tan efectiva la medicina tradicional, como lo es la acupuntura, la homeopatia, la medicina natural, las flores de bach, el reiki o los curanderos, chamanes y demás médicos con mas alto, o bajo, nivel de estudios.

Y perdonenme aquellos universitarios que estudian la carrera de medicina, fisioterapia, enfermería y otras carreras relacionadas con la medicina tradicional. Porque esa medicina a la que llaman "tradicional", es precisamente la que tiene menos tradición, es la mas reciente, proviene de aquellos barberos sacamuelas y cortadedos de la edad media, que, uniéndose a la ciencia, tan demonizada años anteriores por la sociedad y demás inquisidores de la iglesia, se han creído, o nos han hecho creer, que son los que tienen la voz cantante y que no hay otra medicina tan verdadera como la suya. Tradicional es la acupuntura, que lleva con el ser humano miles de años; tradicional es la medicina natural, que lleva otros tantos con nosotros, usando plantas y hierbas, que la medicina tradicional sintetiza y las vuelve química pura, para encapsular en pastillas, cremas y pinchazos.

De esta química, de la que nos hemos hecho dependientes muchos enfermos, se quieren aprovechar, y se están aprovechando, las compañías farmacéuticas. Que nada tienen que ver con el juramento hipocratico de la medicina, que algunos se pasan por debajo. Nada tienen que ver porque son compañías, es decir, empresas, y su interés va mas allá del puro altruismo o las buenas intenciones de sanar al mundo, si no el vil y cochino dinero.

Por esta razón, la medicina tradicional, que depende directamente de esas compañías farmacéuticas, hace que ellas se aprovechen de esa dependencia para engordar sus bolsillos y hacer de la medicina un puro negocio.

Estamos siendo constantemente engañados cuando compramos un medicamento que hemos visto en la tele, como producto de consumo, como cuando acudimos a la farmacia con nuestras recetas, de pensionistas o del seguro, da igual, porque estamos dando de comer a una industria, quizás mas poderosa que la mismísima industria armamentística que es la que gana mas dinero, tristemente, en estos dias, y siempre.

Así que si encima, el gobierno, que centra sus gastos en pagar a sus políticos con unos buenos sueldos, que hablando de todo un poco, se ponen ellos mismos, y en pagar otras cosas, como las guerras en plan Quijote en las que nos vemos envueltos cada vez que los americanos e ingleses ponen el punto de mira de sus armas en una nación "enemiga", no pagan a los farmacéuticos las dichosas medicinas. Por esta razón, hay muchas boticas y farmacias que tienen que cerrar por falta de ingresos. Vamos, que todo el mundo sacamos medicinas y nadie las paga, a pesar de llevar las recetas y todo, porque el gobierno ha suspendido los pagos de las medicinas a los farmacéuticos.

Si los farmacéuticos hacen huelga, y dejan de dispensar medicamentos porque el gobierno no se los paga: ?que vamos a hacer los que dependemos directamente de esos medicamentos? ?como vamos a disponer de las medicinas que necesitamos? ?las vamos a tener que pagar de nuestros bolsillos?

Tengo que avisar, o aclarar, que en mi caso concreto, no me importaría pagar mis medicinas, si su precio no fuera tan elevado, pues cada cajita de pastillas ronda los 200 €. No he calculado el valor de todas las medicinas que tengo que tomar al mes, pero con seguridad que no baja de los 600€.

Si no tomo las medicinas, caigo gravemente enfermo. Y si pago las medicinas, no me queda dinero para comprar comida y menos para pagar la vivienda.

?que hago? No compro la medicación para poder comer y me pongo enfermo y muero, o me compro la medicación y me muero de hambre.

Ay! Yo creo que lo mejor es una muerte rápida e indolora.

No hay comentarios: